Inauguracion del monumento “Dala Hästen”

El Caballo sueco de Darlecarlia

En el centro de San Agustín, en una pequeña colina ca. 150 m al sur del CC San Agustín, se encuentra un monumento en forma de caballo de Darlecarlia. El monumento fue creado por iniciativa del grupo de interés “Los Suecos” y fue inaugurado en San Agustín el viernes 9 de noviembre de 2012.

A lo largo de 2012 el municipio San Bartolomé de Tirajana celebraba el 50 º aniversario del turismo en la punta sur de Gran Canaria. “Los Suecos” quería contar que en la fundación de la San Agustín y Maspalomas los suecos tuvieron un papel crucial. Emprendedores y empresas suecas fueron pioneros en el proyecto turístico y su buena cooperación con los canarios dio el base para que todo el mundo hoy en día, tenía Gran Canaria como favoritos cuando se trata de un destino de vacaciones y recreación.

Por lo tanto, no fue difícil encontrar interés por la iniciativa del monumento. Muchas personas y empresas con raíces e intereses suecas donaron dinero para el proyecto de gestión de los ” Los Suecos ” .

El artista que finalmente eligieron para crear el monumento fue Marta von Poroszlay, una artista sueca/húngara que vive y trabaja en la isla de Tenerife.

La base del monumento consiste en un bloque de granito de Arucas de casi dos metros de alto. Sobre la piedra está la estatua de bronce de 70 cm de altura – el Caballo de Darlecarlia. En la piedra están tres elementos: las tres coronas suecas, el logotipo de Los Suecos con zuecos y una placa de bronce con el texto en sueco y en español que describe por qué el monumento ha sido erigido y los nombres de las empresas y organizaciones que han donado dinero para el monumento.

Muchos particulares donaron dinero, pero no se mencionen por falta de espacio en la placa de bronce. Pero cada uno que había donado dinero para el monumento recibieron una litografía hecha de Marta von Poroszlay .

www.martavonporoszlay.wordpress.com

El monumento fue inaugurado el 9 de noviembre 2012 con una ceremonia solemne y después una fiesta en el jardín de la Svenska Re en San Agustín .

La ceremonia comenzó con una llamada de apertura del artista Edith Marie Clausen que tocó en el cuerno. La embajadora de Suecia, Cecilia Julin, había llegado de Madrid para participar en la ceremonia junto con representantes del municipio y del gobierno insular. Muchos asistieron en el momento solemne cuando ” Los Suecos ” entregaron el monumento como un regalo para el municipio San Bartolomé de Tirajana, para dejarle recordar los pioneros suecos en los primeros anos de actividades del turismo en el sur de la isla.

Dalahast_i_avestaCaballo de Dalecarli

El Caballo de Dalecarlia (en sueco: Dalahäst) es una estatuilla de madera tradicional de un caballo procedente de la provincia sueca de Dalecarlia (en sueco; los valles). En los viejos tiempos, el caballo Dalecarlia era utilizado principalmente como un juguete para los niños, en los tiempos modernos se ha convertido en un símbolo de Dalecarlia o Dalarna, así como de Suecia en general.

Historia

Tradicionalmente, un caballo Dalecarlia está pintado de rojo brillante con detalles y un arnés de color blanco, verde, amarillo y azul. También puede ser pintado de color azul brillante, o, si es originario de la zona de Rättvik, en gris. La forma distintiva del caballo se debe al uso de planos de talla. Los bloques de madera utilizados para la elaboración de los caballos fueron originalmente desechos de madera de la industria de la caja del reloj en la región de Dalecarlia.

Fue en las pequeñas cabañas de los bosques durante las largas noches invernales y frente a una estufa de leña que se originó el precursor del caballo Dalecarlia. Con el uso de herramientas simples, generalmente sólo un cuchillo, talladores de madera fabricaban los juguetes para sus hijos. Era natural que muchos de estos juguetes fueran caballos, porque el caballo fue muy valioso en aquellos días, un amigo fiel y trabajador que podía tirar de cargas grandes de madera de los bosques durante los meses de invierno y en verano ayudaba en las tareas del campo.

Según algunos el caballo Dalecarlia se dice que podía haber estado inspirado en Sleipnir, el caballo de Odín, pero a diferencia de Sleipnir no tienen ocho patas.

Otra leyenda apócrifa del caballo es que se convirtió en el juguete nacional en 1716. Según la leyenda, los soldados leales al rey Carlos XII estaban alojados en la región de Dalecarlia y tallaron los juguetes como regalos para sus anfitriones.

Las primeras referencias en la venta de los caballos de madera son de 1623 —-hace casi 400 años—. El modelo de hoy es de unos 150 años, y refleja un estilo de pintura conocida como «kurbits». En el siglo XIX, Sticka-Erik Hansson de Mora introdujo la técnica, todavía en uso hoy en día, de la pintura con dos colores. El caballo Dalecarlia sigue siendo un artículo hecho a mano, en madera de pino. Al menos nueve personas diferentes contribuyen con sus habilidades para crear cada caballo.

 Inauguracion:

Share This